Descansar no se trata de no hacer nada, se trata de hacer algo distinto

Descansar no se trata de no hacer nada, se trata de hacer algo distinto

¿Alguna vez leíste esta frase? A simple vista parece algo confusa ¿Verdad? ¿Cómo es posible que una persona que no hace nada no pueda estar descansando? Debería ser todo lo contrario, pues bien, quizá realmente sea más fácil de entender de lo que parece.

Según la cultura general una persona que no hace nada debería estar gozando de una vida en permanente descanso, sin embargo el descanso físico no siempre es descanso emocional, y es precisamente el cansancio emocional el más difícil de soportar y manejar para una persona, y este cansancio es mucho más severo cuando una persona está desocupada, divagando, sin saber cual es su función en esta vida, sin lograr ningún objetivo y lo que es peor, sin haberse propuesto objetivos, estas personas sufren de una fatiga constante pese a vivir cada día sin realizar ninguna actividad.

Entonces, como vemos, no hacer nada no es sinónimo de descanso, ante esto entonces empezamos a entender que hacer algo distinto, y algo distinto a no hacer nada se resume a simplemente hacer algo, es a cierto modo empezar a descansar, descansar de esa quietud absoluta tanto en cuerpo como en mente, y una vez que una persona que ha permanecido en inercia absoluta empieza a descubrir los efectos positivos que generan sus acciones encaminadas a la obtención de objetivos, entonces es cuando es cuando empieza realmente a descansar, pues muere el cansancio, la frustración, la impotencia, autoestima baja, que genera la vagancia, la holgazanería y la mediocridad, y cuando el ser humano se deshace de esas emociones asesinas es cuando empieza recién a vivir en calma.

Herramientas fundamentales de coaching

Herramientas fundamentales de coaching

El coaching es una profesión maravillosa y en creciente demanda actualmente, una técnica en la cual se requiere básicamente de la conversación, la observación y la escucha, siempre considerando que la mejor
respuesta la tiene el COACHEE y respetando dicha respuesta.

Básicamente todo proceso de coaching (cualquiera que este sea) requiere la aplicación
esencial de las siguientes herramientas:

coaching

1.- El lenguaje.

El lenguaje evidentemente sirve para comunicarnos. Existen tres tipos: Verbal, paraverbal y no verbal.
Cada vez que alguien se comunica se está afirmando; desde que nacemos, inconscientemente nos estamos comunicando y lo hacemos con todo el ser. Cada gesto, cada palabra, cada acto, es una manifestación nuestra, incluso, si no se dice, ni se hace nada.
La programación Neurolingüística o PNL Modelo Terapéutico desarrollado en los 70 por John Grinder y Richard Bandler, hace una precisión con respecto a las diferentes formas de comunicaron dividiéndola en 3 grupos.
Comunicación Verbal: Uso del verbo y las palabras
Comunicación no Verbal: Uso del cuerpo y los gestos
Comunicación Paraverbal: Uso de la voz
Estudios científicos de la Universidad de Palo Alto han probado que el 55% de lo que el ser
humano dice, lo dice con su cuerpo; y el 38% lo dice el tono de la voz y solo el 7% de lo
que dice, lo dicen las palabras.
Si hiciéramos una breve descripción de los tres lenguajes podíamos decir que:

Comunicación Verbal:

Se refiere a la utilización del verbo y del lenguaje teniendo en cuenta el fondo (el mensaje
que se transmite) y la forma (analizando la estructura lingüística, la construcción, es decir
el modo como transmitimos, o los otros lo reciben.)

Comunicación No Verbal o Corporal:
Aquí el cuerpo añade el mensaje verbal un nuevo lenguaje; tiene que ver con todo lo
referente al lenguaje corporal; la postura, el equilibrio, la armonía o desarmoniza de
movimientos y de gestos, la utilización de las extremidades, sobre todo las manos; la
expresión de la cara; la estética y lo que se transmite con la imagen ante los demás.
De hecho, cuando se realiza una representación sistémica, el lenguaje no verbal es el más
empleado.
Comunicación Paraverbal:
Trabaja lo que tiene que ver con el tono de la voz, la vocalización, la respiración, y el
adecuado o inadecuado uso de pausas y silencios.
Sin embargo el ser humano aunque inconscientemente hace una lectura global de los
tres lenguajes, nunca se mira así mismo, para hacer un análisis de la congruencia o la
incongruencia de lo que estamos transmitiendo.

La Congruencia
Es hacer que los tres lenguajes (Verbal, no verbal y paraverbal) vayan al mismo camino,
den el mismo mensaje y el mismo contenido.
Cuando se es congruente, hay mayor valor en nuestra comunicación y esto refuerza el
mensaje que transmitimos.

La Incongruencia
Es la falta de coherencia de los tres lenguajes. Esta genera desconfianza,
hace que el mensaje se pierda y provoca interpretaciones que no queremos dar.
Existe un intercambio emocional en nuestra comunicación, a veces muy sutil y casi siempre
lo trasmitimos a través del lenguaje no verbal y del uso de la voz. La gran mayoría de las
veces nos preocupamos por preparar una presentación o discurso sin darnos cuenta de lo
que dice nuestro cuerpo.

«En el siguiente post hablaremos de la segunda herramienta, «La Sincronización/Rapport»

Autor: Alberto García

Fuente: UTE